Una de las claves de nuestro éxito es mantener siempre la visión global

Ya sea que tomemos un proyecto completo o sólo una de las tres etapas (Estudio, Ingeniería de detalle y Gestión), mantenemos la mirada integral sobre el problema.

No basta con diagnosticar que se debe ensanchar una calle. Hay que verificar que existe el espacio y las condiciones para hacerlo.

 

Otra de las claves es saber anticiparse a los problemas

Gracias a nuestros años de experiencia, cuando recibimos un proyecto pensamos qué aspectos tiene en común con otros realizados anteriormente. Eso nos permite anticipar qué tipo de problemas podría presentar e ir tomando las precauciones pertinentes.

La experiencia también permite conocer cómo se comporta el medio y los cambios que suele tener.

El trabajo en equipo siempre es relevante. En ingeniería de proyectos es vital.